18/11/13

¡Demonio del Rock! - Cap. 8

         
Capítulo 8: Un extraño día.


—¿Co-Como es que termino con el Director?
—¿Kyu, estas alterado? Creo que te volvió la fiebre —dijo mientras sostenía con su mano la frente de Kyu—; en verdad tienes fiebre.
—¡Claro que no! Vamos por Ha Na.
—No sé qué quieres con ella pero por órdenes del director debo llevarte al hospital, no quiere que te enfermes. Debes estar sano para comenzar la filmación.
—¿Q-Que? —Comenzó a sentirse mareado—; creo que ne-necesito aire…
Termino con poca voz y fuerza desmayado en la cama, su condición había empeorado y Park estaba muy preocupado. Lo subió a su auto con ayuda de un asistente de la empresa y manejaron hasta el hospital, el mismo en que se encontraba internado su abuelo. Kyu no tuvo tiempo de visitarlo pero si de recuperar su estado para escuchar el diagnóstico del Doctor.
—Hola Kyuhyun ¿Cómo te sientes?
—Ya no me siento con mareos, pero me siento débil…
—Son síntomas normales de una muy pesada gripe, agradece que no estas enfermo de la garganta, pero si tendrás mucha mucosa —explicaba—; deberás tomar estos medicamentos para controlar la fiebre, y te recomiendo estas comidas para el resfrió y aumentar tu energía. Mucho líquido, jugo de naranja natural es el mejor y asi pronto estarás sano.
—¿Cuánto tiempo deberá permanecer en cama? —pregunto Park.
—Le daré 3 días de reposo obligatorio pero es recomendable que descanse por una semana y no se esfuerce demasiado o podría complicarse.
—Entiendo doctor ¿Tu lo entendiste, Kyu?
—¿¡Eh!? ¡Sí! Me retrasare con lo de la filmación pero hare todo por curarme.
El doctor se despidió dejándole las indicaciones de sus medicamentos y comidas.
—No te preocupes, no te retrasaras demasiado. Aún hay una serie de temas que debemos resolver para comenzar con el Dorama, asi que estarás justo si descansas una semana —sonrió.
Kyuhyun asintió y se recostó nuevamente, soltando un profundo suspiro; su cuerpo se sentía pesado y cansado, además que sus pensamientos no dejaban de provocarle n intenso dolor de cabeza.
—¿Dónde estás? —murmuro sin ser oído.
Mientras tanto, en un día tan hermoso como ese, Ha Na se encontraba en una muy hermosa heladería junto a Siwon. Él hablaba de los recuerdos que ese lugar le traía a su mente, estaba muy feliz de estar, después de mucho tiempo, sentado allí degustando un delicioso helado con sabor a su infancia.
—¿Aquí es donde vivías? —pregunto tímidamente Ha Na.
—Mi abuela solía tener una pequeña casa cerca de aquí —sonrió—; yo pasaba mis veranos junto a ella en su huerta e íbamos a la playa y al regresar a casa, pasábamos por esta heladería antes de volver. Ahora mi abuela vive en Japón al igual que mi madre —La expresión en su rostro ya no era muy feliz—; desde que vivo solo con mi padre ya no puedo hacer ese tipo de cosas, aun asi sabíamos cómo divertirnos los dos solos.

—¿Pero ya no ves a tu abuela?
—Claro que sí, siempre voy a visitarla al igual que a mi madre —sonrió.
—¡Qué bueno! —sonrió ella también.
—Ahora que estamos más en confianza ¿Me dirás que paso contigo esta mañana? ¿Por qué llorabas?
—Ah, bueno… Eso fue…
—Si aún no confías en mí no de obligues a contarlo —sonrió amablemente.
—¡No, no es eso! Solo que es algo… ¿Incomodo? —preguntándose a sí misma.
—¿Incomodo? Pensé que habías peleado con Kyuhyun, ya que pasaste la mañana con él.
—No, no peleamos exactamente… jeje —rio nerviosa—; él está enfermo pero paso algo incómodo y me enoje, sin darme cuenta que seguro lo hizo eso por la fiebre. Termine tratándolo muy mal, creo que debería disculparme.
—¿Qué paso?
—Nada importante, pero pensé que él jugaba conmigo por su extraña personalidad.
—Ya veo —Sintió un poco de celos, ya que tenía una idea de lo que pudo pasar o de la relación que estos dos estaban comenzando a tener—; tal vez deberías hablarlo con él personalmente.
—Tal vez eso sea lo correcto —sonrió nuevamente—¡Gracias por escucharme!
—Por nada, tú también escuchaste mi historia.
—Son lindos y divertidos… Los recuerdos ¿No?
—¿Lo son?
—Es lo único que nos queda cuando estamos lejos de esas preciadas personas —sonrió—; no siempre lo recordamos todo pero están ahí, para siempre acompañándote.
Siwon sintió que esas palabras tocaron su corazón, él siempre fue una persona seria debido a su educación y al trato familiar, pero ella lo hacía sentir libre con ganas de ser más… Más divertido.
—¿Quieres ir al parque?
—¡¿Qué?!
—Si, al parque —sonrió enormemente.
—¿No debes volver a la compañía?
—Mmm, un poco de libertad no me hará mal. Mucho trabajo y formalidades me cansan un poco, al verte a ti ciento que tengo ganas de jugar como un niño —reía.
—¿Estas bien? —Comenzó a reír también—; creo que lo tomare como un cumplido.
Asi como lo dijo, ambos se fueron al parque como dos niños pequeños. Hacía mucho tiempo en que los dos no reían o se divertían asi, desde que la madre de Ha Na falleció, ella no se volvió a darse el lujo de jugar en un parque y reír asi. Y Siwon no había sonreído tanto desde que sus padres se divorciaran, era otra persona en ese lugar. Comieron muchas golosinas y subieron a muchos juegos sin dejar de reír o sonreír. Fue una tarde muy divertida y un nuevo recuerdo que ambos atesorarían ahora. De regreso, Siwon llevo a casa a Ha Na mientras hablaban de las cosas que los hicieron reír.
—La próxima vez podríamos volver con tu padre y Kyu, sería como una salida familiar —Seguía riendo Siwon.
—Sería divertido, Kyuhyun sería el niño caprichoso —ambos reían sin parar.
Hasta frenar frente a la casa, donde vieron salir muy apresurado a Park.
—¿A dónde vas? —Le pregunto Siwon al bajar del auto.
—¡Oh, Director! Me estaba yendo al departamento de Kyuhyun, está bastante engripado y le estaba llevando los medicamentos. Luego debo regresar a terminar el trabajo en la empresa.
—¿Engripado? Entonces yo te llevare, debo volver a la empresa también.
—Son las 8 de la noche ya —dijo Ha Na—¿No vendrás a cenar, Papá?
—Cenare con Kyuhyun, debo prepararle algo liviano… Aunque no sé cómo, veré en internet —reía, ya que tuvo muy poca experiencia con niños enfermos y no sabia bien como cuidarlos.
—Yo tampoco sé cómo, no podre ayudarte —dijo Siwon.
Ha Na suspiro al verlos a ambos tan perdidos en ese tema.
—Los acompañare y yo hare la cena, de todos modos le debo una disculpa a ese bobo.
Ninguno de los dos entendía, aun asi subieron al auto y se fueron a ver al enfermo Kyu. Al llegar, Park abrió con la llave prestada, ya que Kyuhyun estaba durmiendo en su habitación y no quería molestarlo. Entraron silenciosamente y se acomodaron en la sala, después de un rato, Siwon entro a la habitación para verlo, y Park lo acompaño. Ha Na comenzó a preparar la cena. Cuando terminaron de hablar, salieron de la habitación.
—¿Y como esta? —pregunto Ha Na sin haber visto que detrás de ellos salía Kyuhyun, el cual también se sorprendió de verla.
—¿Cómo va la cena? —pregunto su padre.
—Ya… Ya está lista.
Todos se sentaron a la mesa, ya que convencieron al Director de que también los acompañara. Kyuhyun estaba muy callado mientras los demás hablaban de trabajo, Ha Na solo bajaba la mirada y trataba de no verlo.
—¿Y qué hicieron hoy? —pregunto Park a Ha Na y Siwon, captando la completa atención de Kyuhyun.
—¡¿Eh?! No mucho —respondió Ha Na nerviosa.
—¡Vamos! Cuéntanos tu día —dijo Kyuhyun con sarcasmo y seriedad—; queremos saberlo.
Siwon noto esa tensión entre ellos e interrumpió la conversación respondiendo simplemente a la pregunta de Kyuhyun…
—Solo fuimos a tomar un helado, se la veía muy desanimada a Ha Na por eso le ofrecí llevarla a ahí ¿Por qué será que Ha Na estaba asi hoy? —Lo miro a Kyu.
Kyuhyun se sintió culpable y bajo la mirada, Ha Na no decía nada.
—Bueno, ya nos vamos asi te dejamos descansar —dijo Park.
—¿Pasare la noche solo? —replico Kyuhyun asustado—¡No puedes dejarme!
—Pero tengo trabajo.
—Pe-Pero…
—¡Yo te acompañare hasta que mi padre termine!
Interrumpió Ha Na seriamente.
—¿En verdad? —pregunto su padre—; podemos dejarte antes de ir a la empresa, no es necesario que te quedes.
—No te preocupes, además no quiero estar sola en casa y este chico tanto como ustedes no pueden cuidarse solos, más si enferman.
—¡Oye! —replico Kyuhyun.
—¿O me equivoco?
Los tres bajaron la cabeza afirmando que lo que Ha Na decía era muy cierto. A Siwon no le agrado la idea de que ambos quedaran solos, pero no iba a oponerse a las decisiones de ella ya que la respetaba y depositaba toda su confianza en ella. De todos modos Park le dijo que la buscaría en cuanto terminara con el trabajo, mientras tanto, si le agarraba sueño podía dormir en la habitación extra que tenía el departamento. El solía quedarse ahí cuando debían trabajar mucho juntos.
Después de despedirlos, Kyuhyun miro apenado a Ha Na sin saber cómo disculparse por lo de hoy. Ella aún estaba algo molesta, pero cuando se trataba de una enfermedad era muy seria con eso.
—Creo que deberías recostarte, si te sientes mal puedes llamarme.
Kyuhyun asintió y obedeció rápidamente. Mientras que Ha Na comenzó a explorar el departamento, bastante grande para una sola persona pero con un gusto de decoración agradable. Las paredes eran de un tono marrón muy claro que hacían juego con los pisos de azulejo blanco. El sillón blanco de cuero en el centro de la sala parecía ser muy cómodo y el baño era enorme para sorpresa de la joven curiosa.
—Woow, esto es precioso —Se le iluminaron los ojos, hasta que tanta curiosidad fue interrumpida por unos quejidos provenientes de la habitación de Kyu—¿Estará bien?
Se preguntó a sí misma, y con un poco de pena, entro a su habitación sin permiso.
—¿Kyuhyun, puedo pasar? ¿Estás bien? —Se aproximó a él y pudo notar que volaba de fiebre, pero recién tomaba sus medicamentos, debía buscar otra manera de bajarla —¡Kyuhyun, despierta!
Lo zamarreó hasta lograr que reaccionara, el cual muy desganado intento hablarle pero sus palabras eran confusas y difícil de comprender. Ha Na corrió a la cocina y humedeció un trapo con agua fría, volvió a la habitación y se lo coloco en la frente. Luego le preparo una sopa que su madre solía hacerle cuando ella caía asi de enferma, le deba fortaleza y la animaba, eso haría ella ahora con el joven cantante. Al terminarla, corrió con cuidado a la habitación donde Kyuhyun ya estaba mejor de la fiebre y sus palabras eran más entendibles.
—Bebe esto, te hará bien —dijo ella acomodando la bandeja sobre su regazo.
Él estaba mejor y pudo sentarse, comenzó a beberla sin comentarios o reproches, confiaba en ella. Después de unas horas, estaba completamente regenerado, se sentía tan bien que molestaba a Ha Na, quería que le alcanzara su computadora portátil asi podría jugar, ya que no tenía nada de sueño. Cuando Ha Na entro a la sala donde se encontraba se encontró que no había una, sino tres computadoras e imágenes de juegos, CD y muchas cosas más. Volvió sorprendida con la que él le indico, de color gris, y se la entrego aun con una expresión de sorpresa en su rostro.
—¿Qué? ¿Qué pasa que me miras asi?
—Eres un adicto, un gamer.
Kyuhyun comenzó a reír.
—Es un pequeño hobbies, en el cual soy muy bueno, nadie puede derrotarme.
—Volviendo tu ego ¿Verdad? —dijo mirándolo de reojo y reía.
—No seas tonta… —Paro unos minutos para pensar—¿Sabes que sería más divertido? —dijo sonriendo.
Ha Na negó con la cabeza.
—¿Qué jugaras conmigo? —sonrió—; yo te enseño.
—No… No soy buena en ese tipo de juegos.
—Te dije que te enseño, trae la otra computadora y siéntate a mi lado, prometo guardar distancia y no enfermarte.
Ha Na sonrió e hizo caso a su amigo, volvió con la PC más pequeña-notebook-, y se sentó a su lado. Kyuhyun le enseño lo básico mientras reía con la torpeza de la joven primeriza en el juego. Reían tanto que sus estómagos dolían, fueron horas tan divertidas como las que paso junto a Siwon en el parque ese mismo día, solo que sentía una sensación mucho más cómoda al estar junto a Kyuhyun. Las horas pasaron y por la diversión no las notaron; Ha Na quedo completamente dormida cerca de Kyu, el cual se percató de eso y aparto los aparatos acomodando mejor a ella en la cama, luego se recostó el a una distancia de una persona entre ellos para no molestarla o contagiarla, ese espacio es el que su cama permitía. Tenía una habitación extra donde podría dormir más cómodo, pero al verla dormir con esa cara tan inocente y tierna, no quiso apartarse de su lado esa noche. El sueño el, aun no lo había conseguido.
No podía dejar de mirarla, tan tranquila, tan dulce y hermosa. Sin resistirse, acaricio su mejilla y suspiro muy profundo, su corazón había anunciado sus sentimientos por ella esa noche, pero aun asi, Kyuhyun no estaba seguro. Ha Na era la primer persona que le había hecho renacer este tipo de sentimientos nuevamente en él, no es que los odiara, pero después de tantas perdidas pasadas había prometido no volver a sentirlos por miedo de perder a esa persona y terminar adolorido como aquella vez. Se una y otra vez ¿Cómo es que alguien fue capaz de mover su duro corazón después de años de haberlo cerrado al mundo? Esa pregunta lo seguía pero el sueño la venció, tal vez la pregunta que debía resolver no era esa, sino… ¿Sería capaz de aceptar esos sentimientos nuevamente y tomar el riesgo o lo dejaría pasar por alto?
Al día siguiente, Ha Na despertó por unos rayitos de sol que entraban por la ventana y al notar que esa no era su habitación, pego un salto y cayó al suelo. Luego de darse cuenta que no había nadie a su lado, comenzó a buscar con su mirada por toda la habitación. Kyuhyun no estaba, tal vez había dormido sola, pensaba Ha Na mientras entraba a la cocina, donde ahí estaba el, preparando el desayuno mientras comía un trozo de pan. Al verla ahí parada se sorprendió un poco pero luego le sonrió sin quitar ese pan encastrado entre sus dientes.
—¿Por qué estas levantado? ¿Te sientes mejor? —pregunto ella.
—¡Mucho mejor! Pero no podía seguir durmiendo, tenía hambre —sonrió el—; mucha hambre y no quería despertarte.
—Ya veo —sonrió—; parece que estas mucho mejor después de tu decaída de anoche.
—Me siento muy bien, debe ser por eso que me diste de comer anoche, eso seguro fue. Pero dejemos de hablar de mi enfermedad y desayunemos —Kyu estaba muy animado esa mañana, sus energías habían regresado.
Ha Na sonrió al verlo tan activo y feliz, además de recordar la sonrisa de su madre cuando veía que ella mejoraba asi como Kyuhyun después de beber su sopa especial. “Aprendí muy bien de ti, madre”; dejo en su mente con agradecimiento.
Ha Na compartió el desayuno junto a él, pero mientras podía evadía sus miradas ya que estaba apenada por haberse dormido en su cama y junto a el asi de sorpresa. Kyuhyun noto esas raras expresiones por lo que se quedó mirándola fijamente, frunció el ceño y comenzó a reír.
—¿Que pasa contigo?
—¡¿Porque preguntas?! —dijo sin mirarlo a la cara.
—Por eso mismo, porque no me miras y me evitas las conversación.
—Yo... Yo... Bueno —suspiro—; es que lamento... Ya sabes...
—Sería mejor que completaras al menos una oración.
Las mejillas de ella se acaloraron, pero tomo valor y lo dijo.
—¡Lamento haberme dormido asi en tu cama y sin aviso!
Kyuhyun quedo sorprendido y después de un rato comenzó a reír a carcajadas.
—¡Que tonta! No hay problema con eso, cuando te dormiste me fui a la otra habitación.
Había mentido pero sabia que si le decía la verdad andaría todo el día apenada y evitándolo, no quería dejar de verla sonreír.
—¡Oh, lamento sacarte de tu cama! Perdón —dijo ya más calmada.
—No importa, me cuidaste anoche asi que debo estar agradecido —Miro en otra dirección, ahora él era el apenado. Mientras que Ha Na solo rio, y para romper la atmosfera silenciosa se puso de pie y camino a la sala.
—Anoche curioseé un poco —Le dijo sonriendo—; tienes muchas fotos de tu familia.
Él la siguió.
—Me gusta mucho la sonrisa de tu abuela en esta foto —Señalo el cuadro colgado en una de las paredes.
—Ella era muy dulce —sonreía—; ella fue quien me enseño que siempre hay que sonreír y nunca perder nuestra sonrisa, ya que es lo más hermoso que le pertenece a cada persona.
—¡Qué lindo! —dijo asombrada de la dulzura que los ojos de él reflejaban sin despegar su mirada del cuadro.
—Ella siempre era asi, igual mi abuelo también es cálido, por eso se llevaban tan bien.
—El parece muy amigable —dijo sonriendo hasta que un pequeño cuadro en la mesada llamo su atención—¿Tienes alguna hermana?
—No... —Esa pregunta lo tomo por sorpresa—¿Porque se te ocurrió eso?
—Por esa niña tan hermosa en kimono —señalo el pequeño cuadro.
—¡Niña! —digo impactado—¡Eso no es una niña! ¡Tampoco es un kimono!
—¿Porque reaccionas asi? Espera... —Una amplia sonrisa se dibujó en el rostro de ella—¡Eres tú!
Ha Na comenzó a reír sin parar mientras que él se mordía los labio con ira.
—Viéndote bien, ahora lo noto, tienes un rostro muy fino —dijo mientras con ambas manos lo tomaba de las mejillas—¡Mírate, hasta ahora serias una linda chica!
Kyuhyun la miraba serio mientras ella reía inocentemente, hasta que el comenzó a acercarse a ella hasta quedar en una distancia de un dedo, sus labios casi se rozaban con calidez. La respiración de ambos comenzó a agitarse y un rico temblor recorría sus cuerpos. Las mejillas de él estaban rosadas pero su mirada perdida en los ojos de ella, Kyuhyun quería avanzar y no parar hasta saborear sus labios. Ha Na sentía que su cuerpo estaba inmóvil y por otra parte ella no quería moverse, hasta que su mirada se desvió hasta el reloj de la cocina, que al ver la hora, saco rápidamente sus manos del rostro de Kyuhyun y trago saliva dando un paso atrás.
—¡Ya es tan tarde! —dijo caminando en dirección a su bolso—¡Debo ir a clases!
Kyuhyun despertó de su transe y movió su cabeza y asi acomodar sus ideas, se sentía avergonzado pero camino tras ella para despedirla.
—Está bien, yo hablare con tu padre para avisar a la empresa que ya estoy mejor —Hablaban los más normal que podían para evadir lo sucedido.
—S-Si... Igual debes descansar esta semana, puedes tener otro bajón.
Ya con la puerta abierta, dio un paso hacia afuera pero volteo a verle.
—Si pasa algo y me necesitas, puedes llamarme. Soy la única que te será de ayuda, ya que mi padre o el director son pésimos en esto de las enfermedades —sonrió.
El corazón de él volvió a acelerarse y sentir el cosquilleo, pero aun asi fue fuerte y pudo hablar.
—Cl-claro —sonrió.
Ya en la calle, Ha Na sentía nuevamente ese cosquilleo que hacía temblar sus piernas y le era difícil caminar. Al fin en clases, comenzó a sus pirar muy pensativa que ni oía al profesor o a su amiga que le hablaba.
—¿Qué es lo que pasa hoy contigo?
—No... No lo sé —respondió sinceramente y con una expresión en su rostro que pedía "ayuda".
—¿Hablaste con Kyuhyun sobre lo que paso el otro día? ¿El aún sigue enfermo?
Mi Nah había quedado muy confundida el día del incidente del guion y la reacción de su amiga ante un simple juego, o asi lo había visto ella.
—Él está mejor, estamos mejor también. Solo fue un mal entendido.
—El problema que nunca entendí cuál fue su mal entendido ni porque reaccionaste asi ¿Estas bien?
—Claro que sí, fue una reacción tonta. A veces él logra sacarme de quicio, pero ese día lo mal interprete, él estaba muy enfermo.
—¿Sabes? Ustedes pelean como una pareja de verdad —sonrió—; si algún día eso se hace realidad pueden contar conmigo.
Mi Nah soltó una risa con picardía y le guiño el ojo, luego comenzó a caminar dejando a Ha Na aún más perdida en sus pensamientos.
Cuando el día termino, Na Ha regreso casada a casa. Después de recostarse en su cama comenzó a luchar contra sus propios pensamientos, sabía que las señales de su cuerpo le indicaban que Kyuhyun se había convertido en algo más para ella pero no quería salir lastimada con un chico que tal vez no sentía lo mismo por ella, él tenía muy mala fama de jugar con los sentimientos de las chicas y ella no estaba lista para entrar en ese tipo de relación. Tras la separación de sus padres, Ha Na quedo algo dolida con los hombres y estos sentimientos hacia un chico habían aparecido ante ella por primera vez. Mientras tanto, en el departamento de Kyuhyun, se encontraba el dando vueltas alrededor de la mesa con su celular en mano tratando de pensar en alguna excusa para llamarla, pero de salud estaba perfecto y no sabía que inventar, sabía que ella se daría cuenta si mentía.
—¡¿Qué demonios pasa conmigo?! —grito sin darse cuenta que el Sr. Park entraba.
—La verdad ¿Que pasa contigo?
—Tu...
—¿Estas bien? Entrar y verte gritar me sorprendió —Comenzó a reír—¿Estas mejor de salud? Se te ve mejor.
—Lo estoy pero hare reposo unos días como dijo el doctor —respondió recordando las palabras de Ha Na.
—Me parece perfecto, asi estarás bien para comenzar a filmar la próxima semana.
—¿Ya comenzamos? —pregunto con emoción. Park asintió—¡Es una muy buena noticia!
—Además me pidieron que tú escribieras y cantaras un OST para el drama, y también harás un dueto con Taemin para la canción de entrada.
Las noticias alegraron al joven cantante que olvido las escusas que quería inventar para ver a Ha Na, pero no por mucho, ya que a la hora de dormir sus sentimientos por ella volvieron a resurgir.
Una semana después, Kyuhyun se sentía más vivo y sano que nunca en su vida, y tenía muchas ganas de comenzar a trabajar que llego temprano a la empresa ese lunes por la mañana. Lo que él no sabía, que en la oficina del director estaba Siwon junto a Ha Na esperando a los demás para hablar sobre el comienzo de la grabación y eso lo tomaría muy por sorpresa.
Entro a la oficina con una sonrisa que se borró al instante al verlos reír juntos.
—¿Que hacen aquí?
—Esperamos por ti, Park ya está reuniendo a los demás para comenzar a grabar —respondí Siwon.
Kyuhyun miro molesto a Ha Na ¿Porque ella tenía que esperar con él? Luego pensó que sus sentimientos por ella eran inútiles y lo distraían de sus metas, los celos no lo dejaban ver.
—Como sea, vámonos entones.
Salió de la habitación sin cruzar una sola palabra con ella o incluso mirarla y asi fue el resto del día. Esto la confundía. Kyuhyun noto algo raro en la mirada de Ha Na e intento acercarse a ella y hablarle, ya que su enojo estaba pasando pero cuando se levantó de la silla donde lo estaban maquillando, vio que Siwon se acercaba a ella devolviéndole la sonrisa provocando que el cantante enfureciera nuevamente. Se sentía tan impotente al no soportar verlos tan juntos, quería desquitarse aun sabiendo que tal vez a Ha Na ni le importaría.
Después de filmar las primeras partes de la escena, Kyuhyun tomo un breve descanso al igual que los demás; se sentó junto a Taemin mientras esperaban unos refrescos ya que estaban sedientos. Al notar que a Ha Na se le había encargado esa tarea, Kyu aprovecho para desquitarse con ella. Cuando les alcanzo las botellas con agua, Taemin sonrió y le agradeció, pero Kyuhyun solo la ignoro y aprovecho la ocasión en que una maquilladora vino a secarle el sudor de la frente. Entonces, él se acercó a la maquilladora a una distancia muy corta poniéndola nerviosa.
—Perdón, tenías una hoja en el hombro —Le dijo después de sonreírle encantadoramente provocando que esta se sonrojara.
Ha Na se quedó inmóvil ante tal escena, al igual que Taemin al verla asi de desilusionada. Kyuhyun se levantó marchándose del lugar, quería parecer más importante de ese modo. Mientras que Ha Na sentía que algo dentro de ella se había roto.

Flor - Hana Sakura -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola :D ¡¡Gracias por tus comentarios!! Ellos ayudan a que mi blog crezca... Y por leer mis historias ^^ ~

*No agredas a los demás...
*No insultes...
*Respeta las demás opiniones...

Saludos ~ Flor - Hana Sakura